Los procesos de separación o divorcio se caracterizan por ser procesos complicados para todos los miembros implicados, tanto para los hijos como para los padres.

Las resoluciones en las sentencias de divorcio, incluyendo la custodia de los hijos, no siempre es complaciente y, mucho menos, se llega a un acuerdo entre ambas partes.

Si ha pasado por un procedimiento de separación o divorcio y no está conforme con la sentencia de custodia, en Gabinete Pericial GPI le damos las claves para reclamar la custodia de sus hijos.

Diferencias entre patria potestad y custodia

Patria potestad

Se habla de patria potestad cuando se reviere al conjunto de derechos y deberes que los padres tienen sobre sus hijos no emancipados y sus bienes.

Aquí se incluyen funciones como la asistencia, la formación y la educación, la representación y administración de los bienes, etc.

La patria potestad corresponde a los dos progenitores, sin importar si están casados o no.

Guarda y custodia

La guarda y custodia se refiere a las decisiones que afectan la convivencia habitual y diaria con los hijos menores de edad tras un proceso de separación o divorcio.

A diferencia de la patria potestad, la guarda y custodia puede pertenecer a uno u ambos padres.

Tipos de custodia

Custodia monoparental. Tiene lugar cuando sólo uno de los progenitores es el encargado del cuidado y la educación de los hijos. Es el tipo de custodia más habitual y suele otorgarse a favor de la madre.

Custodia compartida. Ambos progenitores son los encargados y responsables del cuidado de los hijos de forma equitativa por periodos alternos.

Custodia partida o distributiva. En aquellos casos en los que hay dos hijos o más, se reparte su estancia entre los progenitores, yendo unos hijos con la madre y otros con el padre. Este tipo de custodia no es recomendable, salvo casos justificados, ya que separa a los hermanos.

Custodia ejercida por un tercero. Si existen factores o circunstancias que impiden atribuir la custodia del menor a los progenitores, se procede a otorgar la custodia a un tercero. Suele darse en casos de maltrato infantil o abandono.

En los casos de custodia ejercida por un tercero, el tutor legal del menos puede ser un familiar cercano, como abuelos o tíos, otra persona autorizada o una institución.

Qué es la custodia compartida

Como ya se ha mencionado anteriormente, la custodia compartida es un régimen de guarda y custodia concedido a ambos progenitores tras un divorcio o separación. En este régimen, se reconocen los derechos y deberes de los padres por igual.

Por tanto, en un régimen de custodia compartida, la educación, el cuidado, la convivencia y los gastos se comparten entre los padres por igual, con las mismas condiciones.

Los padres están autorizados a tomar decisiones por igual en lo referente a los temas relacionados con los menores, como es el caso de su cuidado. Así mismo, la custodia de los hijos se alterna entre los progenitores en periodos de tiempo como quincenas, meses, etc.

La custodia compartida es considerada por los expertos la más beneficiosa para los menores, la que origina menos traumas y perjuicios. Cada día es más frecuente este tipo de custodia, aunque deben reunirse los elementos necesarios para llevarse a cabo sin causar perjuicios en el menor.

Tipos de custodia compartida

Custodia compartida con domicilio fijo. En este tipo de custodia compartida, los hijos permanecen en la vivienda habitual y los padres se van turnando en los periodos que les corresponde.

Custodia compartida con domicilio rotatorio de los hijos. En este caso, los hijos van cambiando a la vivienda de cada progenitor en los periodos acordados.

Custodia compartida coexistente. Los padres y los hijos conviven en el mismo domicilio.

Custodia compartida por igual período de permanencia. Los menores viven con cada progenitor el mismo período de tiempo.

Custodia compartida por diferente período de permanencia. En este tipo de custodia, el tiempo que los hijos pasan con los padres es irregular, pasando uno de los padres más tiempo con los hijos que el otro.

Ventajas de la custodia compartida

Evita traumas y sentimientos negativos. La separación de los progenitores puede resultar traumática para el menor, desencadenando diferentes conductas como culpabilidad, negación o miedo al abandono.

Disfrute de los hijos por parte de ambos progenitores. La separación no debe impedir a los hijos mantener relaciones paterno-filiales. La custodia compartida es el tipo de custodia más parecido a la situación previa a la separación o divorcio.

Garantiza el derecho y las obligaciones de los padres. Ambos progenitores deben tener las mismas condiciones durante el desarrollo y crecimiento de los hijos.

Igualdad de tiempo libre y ocio de los hijos con los progenitores.

Necesaria cooperación de los padres. Los modelos educativos se ven favorecidos gracias a los acuerdos entre los progenitores.

Requisitos para obtener la custodia compartida

El requisito principal para una custodia compartida es el acuerdo mutuo entre los padres. La existencia de un acuerdo entre los progenitores evitará procedimientos judiciales, además de reducir los plazos y ahorrar costes.

Si no hubiera un acuerdo en lo referente a la custodia, para determinar si la custodia compartida es apropiada el juez debe evaluar aspectos como un informe del Ministerio Fiscal, el criterio de los hijos, las relaciones de los padres con ellos mismos y con los niños, un Informe Pericial y que no exista condena por violencia de género o violencia doméstica.

Informe de un Perito Psicólogo en la solicitud de custodia compartida

El informe de un Perito Psicólogo es uno de los requisitos que un Juez va a tener en consideración para determinar la sentencia sobre la custodia compartida.

En este informe se recogen evaluaciones psicológicas objetivas y rigurosas sobre los miembros del núcleo familiar y de todos los condicionantes que influyen en la custodia.

El objetivo principal de este Informe Pericial Psicológico o Psicosocial es calificar que ambos progenitores están cualificados y son idóneos para desempeñar las tareas de custodia compartida.

Cómo obtener un informe favorable para la custodia compartida

Para obtener un Informe Pericial Psicológico es necesario contar con los servicios de un Perito Psicólogo especializado en temas familiares como los profesionales peritos de Gabinete Pericial GPI.

Mediante sus conocimientos y habilidades, nuestros profesionales Peritos Psicólogos analizarán las circunstancias y realizarán una evaluación mediante entrevistas con los hijos y los padres y observaciones.

De este modo, el Perito Psicólogo será capaz de llegar a la conclusión en su Informe Psicológico de si es conveniente dictaminar una custodia compartida, explicando y razonando los motivos por los que el progenitor solicitante contribuye al bienestar y desarrollo de los hijos.