La imagen de los detectives privadosestá demasiado influenciada por la cultura popular, películas y series nos dan una idea de lo que es un detective privado bastante errónea. Incluso, hay personas que piensan que los detectives privados es un oficio de ciencia ficción y que en la vida real solo personal policiaco representa este tipo de labores. Lo cierto es que los detectives privados existen, y de hecho sus servicios tienen una alta demanda en el mercado actual.

Para empezar, debemos aclarar que un detective privado por supuesto como todo profesional, cuenta con una oficina en la cual se puede acudir a contratar sus servicios. Más allá de esta similitud (que diríamos es más que obvia), un detective privado no suele vestir de gabardina ni fumar pipa, de hecho puede que al acudir a la oficina de un detective privado este tenga apariencia de todo menos de detective (y esto es excelente por supuesto). Tampoco es un profesional que se dedique a la investigación y captura de malhechores, de hecho, los detectives privados investigan y obtienen información de casi toda índole que de un modo u otro beneficia a su contratante.

Una cosa que debemos entender a la hora de querer contratar a un detective privado, es que este trabaja siguiendo las normas, no son matones que van e interrogan, al contrario, los detectives profesionales y verdaderamente competentes se caracterizan por conseguir información sin que más allá del contratante y él se enteren de los resultados de la investigación, y al igual que un médico o abogado, un detective privado tiene un compromiso ético y legal con sus clientes, de modo que toda investigación para la que es contratado es confidencial para las partes implicadas en el trato.

¿En que puede ayudarme un detective privado?

Un detective privado puede realizar muchas clases de investigación y recopilación de datos. Muchas veces se le contrata en las situaciones en que los detectives federales no son competentes, son demasiado lentos en las investigaciones o bien por razones legales no pueden realizar una investigación.

Para darnos un ejemplo de la gran utilidad que puede llegar a tener el contratar a un detective privado, imagine que sospecha o está seguro que uno de sus socios en la empresa le está defraudando o está tomando algo que no le pertenece. El acusar directamente solo pone sobre alerta, y el denunciar sin pruebas es inútil en la mayoría de los casos, muchas veces tenemos que esperar a que la perdida sea evidente para poder tener bases con que denunciar. Ante esto, el contratar un detective privado le permite poder conseguir pruebas que minimizan perdidas, atrapan al defraudador y ponen en orden las cosas en su empresa.

Otro buen ejemplo del trabajo que comúnmente reciben los detectives privados es la investigación de parejas a fin de descubrir si hay una infidelidad. Muchas personas pensarían que lo mejor es confiar en nuestra pareja y dejar atrás las inseguridades, esto es cierto, como también es cierto que la incertidumbre por si sola afecta la relación y hasta nuestra calidad de vida, por lo que el contratar un detective privado que pueda confirmarnos que no existe una infidelidad puede reforzar nuestra confianza y quitarnos un peso de encima. En caso de que la infidelidad se haya dado, también nos puede ahorrar mucho tiempo de incertidumbre y dolor emocional, nos permite recabar pruebas para poder pedir un divorcio. Sea cual sea cual sea el desenlace, un detective no le dirá nunca aquello que él personalmente considere lo mejor, le dirá la verdad sin más ni menos.

Cabe decir que un detective privado no solo se trata de un profesional que nos puede ayudar a identificar y recabar pruebas cuando algo o alguien nos está dañando, también pueden ayudarnos en causas más nobles, como la búsqueda de un familiar al cual no hemos visto desde hace años. Un detective cuenta con el conocimiento y conexiones para encontrar y unir familiares que la distancia y años han separado.

Por otra parte, un detective privado nos puede apoyar también para proteger a nuestros hijos. Muchas veces, principalmente si nuestro hijo(a) es un adolescente, que este puede estar haciendo o siendo influenciado por alguien que le lleva por un mal camino. Un detective privado puede descubrir si su hijo es víctima de algún tipo de abuso, como bullyng, o si bien, tiene amistades poco sanas o ha adquirido vicios que son peligrosos.

Por ello, si usted necesita saber quién está actuando de mala fe en su contra o resolver una cuestión que le quita el sueño, plantéese la opción de contratar a detectives privados profesionales, como los que puedes encontrar en GPI.