Los peritos judiciales deben obrar de forma correcta y conforme al derecho. Por lo que en el caso de tener que ratificar sus informes en un juicio deberán ser imparciales y libres de argumentar todo lo que crean necesario.

Si se actúa de otra forma podemos entender que el perito judicial no esta siendo imparcial y por lo tanto no se le concederá apenas veracidad o confianza sobre sus argumentos.

Todos aquellos que declaren en un juicio y como no los peritos no deben faltar a la verdad de ninguna forma, no pueden dar falso testimonio, ni actuar con mala fe.

Y es que un falso testimonio es definitivamente una actividad delictiva, que se produce cuando algún sujeto frente a una autoridad judicial, ya sea un juez o los tribunales, falta a la verdad en sus palabras. En España este delito está regulado por el Código Penal y su comisión puede incluso dar lugar a penas de prisión y multas.

WhatsApp chat