El robo de datos es la acción de robar información guardada en los ordenadores, servidores u otros dispositivos de una víctima desconocida con el propósito de exponer la privacidad u conseguir información privada. Es un problema que aumenta en los usuarios individuales de ordenadores, así como para las grandes corporaciones y organizaciones. El robo de datos se da tanto dentro como fuera de las empresas. Minimizar el riesgo de robo de datos internos a nivel corporativo no es nada sencillo porque los administradores de sistemas y los empleados tienen acceso a servidores de bases de datos, ordenadores de escritorio y dispositivos externos, incluidos USB, teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles y extraíbles.

El término robo de datos puede dar la sensación de que este tipo de violación se basa en intenciones maliciosas, pero el robo de datos también puede ser un acto no intencional. Un empleado puede, por ejemplo, llevarse información a casa en una unidad flash no segura o memorizar el acceso a la información una vez finalizado su contrato.

El robo malicioso de los datos de los empleados a menudo pasa sin que las víctimas sean conscientes dando como resultado de que sus cuentas o dispositivos personales se vean afectados por piratas informáticos que aprovechan la mala gestión de contraseñas o redes inseguras. Estas personas que obtienen acceso a los sistemas de las empresas pueden espiar dentro de las redes, intentando ser un usuario legítimo durante días, semanas o años. Al permanecer sin ser vistos, pueden obtener derechos de acceso adicionales a conjuntos de datos corporativos cada vez más sensibles y representan una amenaza cada vez mayor para las empresas inconscientes.

Como evitar el robo de datos

Como el riesgo de robo de datos se vuelve cada vez más común y problemático, las empresas y organizaciones deben actuar para proteger sus datos confidenciales.

Si quieres tener tus datos a salvo, debes de seguir algunos pasos:

  • Guarda bien los datos clasificados de clientes, empleados y pacientes conservando los dispositivos de almacenamiento que contienen información confidencial en un sitio seguro y bloqueado y prohibiendo el acceso a los datos confidenciales.
  • Borra apropiadamente los datos confidenciales y elimina todos los datos de los ordenadores y dispositivos antes de deshacerse de ellos.
  • Usa la seguridad por contraseña para todos los equipos y dispositivos de la empresa y solicita a los empleados que tengan nombres de usuario exclusivos y contraseñas seguras que cambien frecuentemente.
  • Cifra los datos confidenciales y utiliza el cifrado en todas los ordenadores portátiles, dispositivos y correos electrónicos que tengan datos confidenciales.
  • Protégete contra virus y malware instalando y usando software antivirus y antispyware en todos los equipos de la empresa.
  • Mantén tu software y sistemas operativos renovados instalando actualizaciones de seguridad, navegadores web, sistemas operativos y software antivirus en el momento que estos estén disponibles.
  • Asegure el acceso a su red con firewalls, acceso remoto a través de Redes Privadas Virtuales configuradas apropiadamente y redes Wi-Fi que son seguras y encriptadas.
  • Comprueba los controles de seguridad de terceros y asegúrate de que sus prácticas de protección de datos cumplan con sus requisitos y que tenga derecho a revisarlos.
  • Prepara a tus empleados para asegurarte de que comprendan las prácticas de protección de datos y su importancia.

Sé prudente cuando se trate de robo de datos internos

El robo de información única puede deberse a que un empleado malintencionado tomó o vendió sus datos corporativos o simplemente cometió un error involuntario. En lugar de reaccionar después de la pérdida de datos confidenciales, tu organización debe actuar rápidamente para moderar el riesgo de robo de datos internos. Estos pasos deben incluir establecer una política de uso aceptable, capacitar a los empleados sobre esa política de uso aceptable, ofrecer un medio para que los empleados informen adecuadamente sobre actividades sospechosas y permanecer especialmente atentos cuando los empleados abandonan la empresa.

En Gabinete Pericial GPI disponemos de los mejores peritos informáticos para llevar a cabo cualquier tipo de informe pericial. Servicios en análisis de plagio de programas informáticos, propiedad industrial, espionaje o revelación de secretos, competencia desleal, vulneración de la intimidad delitos económicos o delitos contra la propiedad intelectual entre muchos otros servicios relacionados.

 

5/5 - (1 voto)