Dentro del patrimonio cultural hay muchos tipos de bienes: edificios, objetos arqueológicos, obras de arte, pinturas… La mayoría se trata de obras de arte de carácter privado en las que se necesita poner una cifra concreta para una tarea determinada. Esta puede ser una petición directa tanto de empresa como de particulares:

  • En caso de empresas, la tasación de obras de arte permite calcular los activos con los que cuenta esa empresa.
  • Cuando se trata de particulares, tasar las obras de arte o bienes permite calcular el activo también en caso de que se pretenda pagar una deuda condonado a dicha obra o para calcular una herencia.

En todos los casos es de extrema necesidad contratar a un perito, que determine saber lo que vale el bien o la obra de arte para establecer el precio.

La tasación tiene como objetivo, calcular el valor del bien cuando entra a formar parte de una transacción económica, aunque esta no esa el intercambio de ese bien mueble por dinero directamente.

Por lo general, la tasación se realiza a petición de aseguradoras que tienen que hacer frente a un seguro de un Bien por parte de un museo, bancos o empresas que tienen en su patrimonio obras de arte y las usan como aval, o particulares en litigio por herencias o deudas o que simplemente quieren evaluar el patrimonio personal.