Hoy en día son cada vez más habituales la visita al médico por problemas en las articulaciones. Dolores, roturas y demás situaciones son el pan de cada día de los médicos de cabecera. Una de las dolencias más habituales son aquellas relacionadas con el hombro, en concreto, con el músculo supraespinoso o manguito rotador.

¿Qué es el músculo supraespinoso?

El músculo supraespinoso lo encontramos en la zona superior y posterior del hombro, concretamente en la fosa supraespinosa de nuestra escápula. Se trata de un músculo piramidal, cargado de nervios y difícil de palpar debido a la profundidad muscular a la que se encuentra. (Esto hace que en ocasiones sea difícil tratarlo tópicamente)

¿Es una causa de incapacidad una lesión en el músculo supraespinoso?

El hombro es una zona de nuestro cuerpo fundamental en lo que a movilidad se refiere. Nuestros hombros pueden realizar una gran variedad de movimiento y por tanto, si se sufre de ellos podemos vernos bastante limitados.

En relación con esto, podemos decir que la gran cantidad de movimientos que posee el hombro es su desventaja. Dicha amplitud de movilidad genera que sea una zona propensa a lesiones, siendo estas de las más incapacitantes, lentas y dolorosas que hay.

Los problemas más frecuentes que pueden generarse en nuestros hombros son:

  • Fractura ósea
  • Tendinitis
  • Dislocaciones
  • Manguito rotador lesionado o roto
  • Separaciones
  • Distensiones musculares
  • Rotura de los ligamentos
  • Bursitis

Dichos problemas son los más característicos, pero la más habitual en las consultas suele ser la rotura del manguito rotador/supraespinoso. Dicha lesión puede ser desgarro o rotura de este músculo, llegando a ser total o parcial y pudiendo haberse generado por:

Traumatismo en la zona afectada: una caída, un golpe o circunstancias semejantes, puede generar un estiramiento del tendón que da soporte al supraespinoso y generar que se aplaste este músculo. Es muy habitual esta situación en las personas que toman malas posiciones la dormir situándose encima de su brazo y generando una tensión en dicho músculo.

Degeneración muscular: un estrés mecánico continuado del manguito rotador puede generar una degeneración muscular del mismo.

Tendinitis del supraespinoso

La mayor parte de los problemas del manguito rotador suelen estar generados por una tendinitis. La tendinitis del supraespinoso o manguito rotador es mucho más frecuente de lo que se cree, siendo una de las principales causas de bajas laborales.

Cuando se tiene una tendinitis del supraespinoso vemos como se genera una inflamación del mismo, debido en su gran mayoría a un exceso de carga mecánica que acaba derivando en una menor cantidad de flujo sanguíneo recibido y concluyendo con una degeneración del músculo.

En el caso de que la inflamación no disminuya y esté presente por más tiempo, estaríamos hablando de una inflamación crónica generada por una tendinitis. Esta situación, conocida como Tendinosis, es mucho más dura pues repercute a nivel mecánico y estructural del tendón, siendo extremadamente incapacitante.

Esta dolencia suele aparecer con más frecuencias en las edades comprendidas entre 30 y 60 años. No obstante, en su gran mayoría los síntomas son leves y suelen irse en poco tiempo y con pocas medidas.

Causas de la inflamación del supraespinoso

  • Malos hábitos posicionales
  • Exceso de esfuerzo del hombro
  • Caídas o golpes en la zona
  • Ejecución de movimientos mal realizados

Posibles tratamientos para la tendinitis del supraespinoso

El reposo es lo más recomendado para la tendinitis del supraespinoso. Esto se debe a que al ser un músculo con un gran rango de movimiento, el dolor se puede agravar al instante si nos movemos.

Si hablamos de medicamentos, lo más habitual es centrarse en aquellos que disminuirán tanto la inflamación como el dolor, como los antiinflamatorios. Por otra parte, es normal acudir al fisioterapeuta con el fin de rehabilitar al músculo dañado.

En el caso de que estas medidas no lleguen a solucionar la tendinitis del supraespinoso, es posible llegar a tener una intervención quirúrgica para quitar el tejido dañado. No obstante, esto se da en casos muy determinados en donde la situación es extremadamente incapacitante.

Incapacidad por tendinitis del supraespinoso

La mayor parte de las personas que sufren de este tipo de dolencias suelen ser reacias a estar incapacitados. Habitualmente y en relación con el tipo de trabajo, la tendinitis y las lesiones del supraespinoso son más frecuentes en:

  • Mozos de almacenes
  • Encargados de la limpieza
  • Repartidores
  • Obreros
  • Botones
  • Personal de carga y descarga

Para poder determinar si la tendinitis o tendinosis del supraespinoso que padecen es incapacitante, tendrán que ser evaluados por el perito médico en cuestión, el cual valorará si esta enfermedad degenerativa les impide desempeñar sus labores con normalidad.

Los factores que se van a tener en cuenta para determinar si la condición por tendinitis del supraespinoso es incapacitante son los siguientes:

Informes médicos

El perito médico que lleve el caso del afectado realizará una serie de informes en donde toda la información sobre le individuo se verá reflejada. En dicho informe se adjuntarán las pruebas que el individuo se haya realizado, el tratamiento que ha seguido y sus respectivos efectos, además de las limitaciones que le ha generado esta condición al afectado.

Exigencias físicas laborales

Es fundamental relacionar la condición de tendinitis del supraespinoso con la actividad laboral que desempeña el afectado para así otorgarle o no la incapacidad laboral. Si la tendinitis del supraespinoso complica y/o imposibilita el desempeño laboral del afectado, se podrá optar por un tipo de incapacidad u otra.

La idea es estudiar cada caso de forma concreta, pues cada persona es diferente.

Pruebas habituales para el diagnóstico

  • Radiografías: este tipo de pruebas ayuda a determinar si se tiene esclerosis o bien es tendinitis
  • Ecografías: ayuda a la comparación inmediata de los tendones, viendo si los afectados guardan poca relación con los que se encuentran en perfecto estado
  • IRM (Imagen por resonancia magnética): ayudan a detectar inflamaciones o rasgaduras en los tendones

Conclusión

Las dolencias del hombro pueden llegar a ser limitantes e incluso incapacitantes. Si padecen algún tipo de problema con este músculo no duden en acudir a su médico particular que valore su situación y les ayude a ponerle remedio antes de que se complique más, pues puede llegar a afectar a su vida social y laboral. Si necesita un informe pericial médicos para justificar judicialmente su incapacidad laboral no dude en contactarnos