La maquinaria de una empresa en muchas ocasiones forma una parte fundamental para el proceso productivo. Pues sin ellas, no puede haber una correcta progresión en la producción.

De ahí que, resulte muy frecuente que sea necesario conocer el valor de los activos para un balance adecuado y toma de decisiones en lo que respecta a:

  • Capital asegurable en la suscripción o renovación de pólizas de seguros.
  • Operaciones vinculadas con la compra-venta de activos que requieren justificación de valor.
  • Regulación de patrimonio de empresas.
  • Inventarios o coaliciones contables.
  • Reclamación de daños emergentes.
  • Justificación de subvenciones para la adquisición de equipos.
  • Operaciones de garantía mobiliaria o aval.

La valoración de este tipo de activos: maquinaria, instalaciones, equipos, herramientas… Es de gran importancia, pues de su uso depende gran parte de la producción. De la realización de esta valoración se encargarán los peritos judiciales que determinarán el valor de la maquinaria empleada.

La consideración de todos los parámetros indicados anteriormente, va a determinar el método de valoración más adecuado.

Los peritos judiciales de maquinaria de GPI tienen una amplia experiencia

en la realización de tasaciones de maquinaria. En todo este tiempo de trabajo, hemos tenido ocasión de tasar todo tipo de maquinaria industrial.

Tipos de maquinaria industrial

  • Maquinaria de obras publicas: Realizamos las tasaciones de todo tipo de maquinaria implicada en la construcción de obras públicas y adecuación del terreno: Excavadoras, niveladoras, alquitranadoras, retro-excavadoras, etc.
  • Instalaciones industriales: Encuadernadoras, moldes, impresoras, compresores, maquinaria de canteras, plantas de reciclaje, plantas de producción industrial de todo tipo y un largo etcétera han sido objeto de nuestras tasaciones.
  • Valoración de equipos auxiliares: Depuración de aire, climatización, extracción de humos y partículas, seguridad, etc.
  • Valoración de la propia nave.
  • Estudio del valor inmobiliario del emplazamiento.

Todo ello realizándolo con el objetivo de obtener la máxima precisión, de forma que el cliente pueda conseguir sus fines crediticios o la mejor negociación en las transacciones comerciales.