La cláusula suelo es aquella cláusula contractual, que puede establecer un banco cuando se solicita un préstamo hipotecario con interés variable para comprar una vivienda. Esta cláusula suelo marca el límite mínimo de interés por debajo del cual nuestro interés no bajará aunque el interés variable contratado si que baje por debajo de este límite.

Dependerá del caso concreto, pero estas cláusulas pueden llegar a considerarse abusivas, ilegales o nulas. Pudiendo incluso reclamar el importe correspondiente. Y es que estas cláusulas, claramente benefician a los bancos y perjudican a los clientes, ya que sin estas cláusulas, al bajar el interés también bajaría la cuota a pagar.

Para combatir precisamente estas situaciones, disponemos en Gabinete Pericial GPI de peritos especializados en Cláusula Suelo, expertos en estos temas, que pueden calcular el mínimo establecido en estos contratos hipotecarios. Y pueden ayudar a recuperar las cuantiás pagadas de más debido a esta cláusula. En ciertos casos acudir a uno de estos peritos resulta imprescindible, debido a las complejidades de ciertos casos.

Los pasos a seguir son relativamente sencillos, primero habrá que comprobar si la hipoteca firmada, tiene o no cláusula suelo. Si si la tiene, habrá que comprobar si es o no viable poner una reclamación y si es aconsejable, habrá que decidir si poner una reclamación judicial o extrajudicial.