Nuestros peritos te pueden ayudar para asegurar el éxito de tu reclamación.

Una negligencia médica puede ocurrir por inexperiencia, imprudencia, error médico o mala praxis. Ésta se da cuando en un hospital, centro de salud o en una consulta particular, cuando un médico o un profesional sanitario actúa con esos vicios o no cumple con los estándares y protocolos médicos exigibles. Esto puede ocasionar daños físicos, psicológicos o incluso la muerte.

Se puede producir una negligencia en cualquiera de las fases clínicas o quirúrgicas:

  • Exploración
  • Diagnóstico
  • Pronóstico
  • Tratamiento

Cómo detectarlas

Un paciente ha podido sufrir de mala praxis  si se ha vulnerado alguno de sus derechos como paciente, los cuales son los siguientes:

  1. Recibir una atención médica adecuada a sus necesidades, con los medios técnicos y científicos los cuales el sistema sanitario tiene a su alcance. En ocasiones puede ocurrir que estos no se encuentren disponibles en el centro, el médico o algún miembro del personal deberá de tomar medidas para poder conseguir los sistemas necesarios.
  2. La atención médica debe de cumplir unas condiciones mínimas de salubridad y limpieza, para que así no impidan la recuperación del paciente.
  3. El tiempo de espera para exploraciones, intervenciones, seguimientos y demás procedimientos, no sea demasiado largo, que esto podría conllevar a problemas de salud o empeoramiento del estado del paciente.
  4. Informar al paciente sobre las alternativas que ofrece el sistema sanitario pone a su alcance para su recuperación, para así elegir el tratamiento más adecuado según los riesgos y beneficios. De este modo el paciente puede dar su consentimiento informado, ya que sí que conoce las prácticas que le pueden realizar.
  5. Todos los pacientes deben de ser tratados del mismo modo, independientemente de la edad, estado y condición.

Que hacer ante una mala praxis

Una vez que el paciente sabe que ha sufrido una negligencia, podrá llevar a cabo una reclamación metódica. En Gabinete Pericial GPI le recomendamos seguir los siguientes pasos:

  1. Si ocurriera el caso de que el paciente que ha sufrido la negligencia, y por culpa de esta ha fallecido, sera necesario solicitar una autopsia ante el juzgado de guardia, esto se trata de una prueba independiente la cual puede servir para llevar a cabo la reclamación.
  2. Recopilar toda la información médica del caso:
    • Historial médico del paciente: este servirá para poder obtener datos sobre que pruebas fueron realizadas al paciente, los protocolos que se siguieron, fechas, anotaciones, altas y bajas del paciente, y más información que pueda ser de utilidad en el caso.
    • “Hoja quirúrgica” y “Consentimiento informado” los cuales se deben encontrar firmados por el paciente, si se ha realizado alguna intervención de este tipo. El consentimiento informado contiene la siguiente información:▪ Consecuencias relevantes de la intervención.
      ▪ Riesgos de la intervención quirúrgica relacionados con el paciente en particular. ▪ Riesgos generales de la operación.
      ▪ Contraindicaciones.
  3. Contactar con un Perito Médico el cual se encuentre especializado en negligencias médicas, de la especialidad en concreto que necesite el paciente, para que realice un estudio para poder saber si el caso es viable, este también nos podrá asesorar acerca de abogados que son especialistas en reclamar sobre esta situación. El perito se encargara de realizar las siguientes tareas:
    • Estudiar la viabilidad conforme a la documentación obtenida
    • Determinar quién es el responsable de la negligencia médica
    • Determinar instancia judicial ante la que demandar (Contencioso-administrativo, Civil o Penal)
    • Realizar informe Pericial
  4. Presentar la denuncia.

Dentro de la viabilidad y el asesoramiento legal, debemos tener en cuenta si el plazo de prescripción de la negligencia médica puede a ver expirado. Una vez que sabemos quien fue el responsable principal de la negligencia, el plazo con el cual contamos para ejercer la reclamación por negligencia médica depende de dos factores que son:

  1. Naturaleza de la reclamación (administrativa, civil o penal)
  2. Entidad o sujeto potencialmente negligente

Los plazos según la legislación española son estos:

JURISDICCIÓN LEGAL

SUJETO O ENTIDAD AL QUE SE RECLAMA

PLAZO DE RECLAMACIÓN

CONTENCIOSO- ADMINISTRATIVO

Consejería de Salud (Sanidad Pública)

1 año

CIVIL

Médico

1 año (responsabilidad extracontractual)

CIVIL

Mutua o Seguros de Salud o Médico

15 años (responsabilidad contractual)

PENAL

Médico

6 meses – 2 años

Perito para asegurar la viabilidad por negligencia o mala praxis

Perito para asegurar la viabilidad por negligencia o mala praxis

Como denunciar

Las preguntas más frecuentes cuando una persona decide reclamar una negligencia médica son las siguientes:

  • ¿Qué vía legal es la más adecuada para mi caso?
  • ¿Qué se reclama en cada una?
  • ¿Qué consecuencias tiene cada una de ellas?
  • ¿Qué tipo de negligencia médica debo denunciar?
  • ¿Cómo se formula la demanda/querella?
  • ¿Quién las formula? Lo más importante para llevar a cabo esta reclamación es contar con el asesoramiento de un abogado y un perito médico, para que así analicen los hechos. Existen 3 vías para reclamar, las cuales cuentan con sus inconvenientes y sus ventajas, las cuales están plasmadas en la siguiente tabla:

JURISDICCIÓN LEGAL

DESCRIPCIÓN

VENTAJAS

INCONVENIENTES

CONTENCIOSO- ADMINISTRATIVO

Reclama la responsabilidad patrimonial de la administración, y no del personal médico específico

Es más fácil obtener sentencia favorable que por la vía penal

Lentitud. Hace falta procurador y pagar tasas judiciales.

CIVIL

Se busca únicamente compensación económica por parte del responsable. Adecuada para negligencias leves

Es la vía más eficaz

Es la vía más cara. Puede conllevar la condena en costas.

PENAL

Se busca compensación económica y declarar culpable al médico

Rápida y económica,

Los jueces pueden ser reticentes a condenar a cárcel o inhabilitación a los médicos.

Tipos de malas praxis

Se puede reclamar por cualquiera de estos tres tipos:

  1. Culpa inconsciente: suele ocurrir por la falta de presión o la imprudencia que produce una negligencia que podría haber sido evitada.
  2. Culpa consciente: El médico se confía en que un mal resultado no se puede producir, aunque este tenga el conocimiento de que esto puede ser posible.
  3. Culpa profesional: el médico actuó en contra de la Lex Artis Médica, se trata del protocolo o la reglas que son de la propia actividad médica.