Es aquella disciplina centrada en la interacción entre el trastorno mental y la conducta delictiva, ocupándose de la investigación básica de la naturaleza de la relación entre el estado mental y el delito y de los aspectos prácticos del progreso del delincuente con trastornos mentales en los tribunales y el tratamiento.

El papel del psiquiatra forense puede abarcar juicios sobre la competencia del individuo para ser juzgado, la evaluación del riesgo para determinar el nivel de seguridad del paciente detenido y la supervisión del tratamiento de la enfermedad mental del paciente y otros factores involucrados.

Su labor va de la mano o en conjunto no solo con Tribunales sino también con organismos de la justicia como la Policía y prisiones, hasta hospitales tratando, investigando y diagnosticando estas personas que presentan comportamientos asociados a alguna perturbación mental.

Importancia de la actividad psiquiátrica pericial y forense

La psiquiatría forense es una especialidad médica elemental en muchos espacios y no solo funciona como rama de la ciencia para diagnosticar la capacidad mental de las personas que hayan cometido delitos sino también pueden realizar informes psiquiátricos forenses que son útiles en juicios de diferente tipo de ámbitos como:

En casos penales su participación desde el punto de vista pericial o colaboración desde el punto de vista de un Especialista capaz de diagnosticar si el procesado puede ser sujeto o no de imputabilidad, logrando determinar si la persona cometió el delito en sus plenas facultades mentales.

En el área civil su diagnostico o informe psiquiátrico es fundamental para establecer y comprobar la capacidad de obrar de las personas, siendo este dato importante en el tema testamentario, poderes legales entre otros.

Los dos ámbitos antes mencionados son solo algunos, pero sin duda un Psiquiatra Forense es muy importante en la sociedad para establecer y fijar incapacidades permanentes, secuelas mentales, Conductas y diagnósticos de presidiarios entre otras áreas sociales o laborales.

¿En qué te puede asistir un Psiquiatra Forense?

Un especialista psiquiatra forense tiene un amplio alcance en el Derecho y en distintos ámbitos de la sociedad, ayudando en la solución de muchos casos legales y sociales. Su informe o diagnostico, después de evaluar la conducta de las personas, será clave para determinar si las personas están aptas para:

  • Poseer la patria potestad de los hijos en un caso de divorcio.
  • Ser imputadas por delitos penales.
  • Para desempeñar funciones laborales y determinar su grado de discapacidad.
  • Desarrollar su capacidad de obrar.
  • Ser insertados nuevamente en la sociedad después de estar en prisión por años.
  • Dar consentimiento, vender y obrar de forma adecuada.

¿Qué es un psiquiatra forense?

Es un especialista que tiene amplio y profundo conocimiento médico en la psiquiatría que, a través de formación académica adicional, logra emitir diagnósticos y posibles procedimientos según sea el caso, esclareciendo el proceder de las personas en muchas circunstancias, situaciones y procedimientos legales.

¿En qué lugar laboran los psiquiatras forenses?

El trabajo de un psiquiatra forense es elemental e importante en la actualidad desde muchos puntos de vista y su ejercicio profesional es desempeñado en los siguientes lugares:

  • Conjuntos penitenciarios: Estableciendo el grado mental de las personas, sus capacidades para volver a la sociedad, determinación de diagnósticos.
  • Centros médicos: Evaluando y diagnosticando personas que puedan desarrollar algún trastorno.

¿Qué hacen los psiquiatras forenses?

Si es requerida su intervención y colaboración en un caso judicial, el psiquiatra forense hace un estudio de los hechos, así como del acusado, es decir, como se encuentra su salud mental, con el fin de hacer el informe pertinente para ser usado en el caso.

El informe debe ser imparcial, ajustado a la ética y poseer el diagnostico claro del paciente, además un posible tratamiento si así fuere el caso, siendo usada como una prueba importante. Ciertamente su participación es relevante en la sociedad para la resolución de muchos conflictos y también en la ayuda de pacientes con trastornos mentales en los distintos centros de salud.

Diferencias entre un psicólogo forense y un psiquiatra forenses

  • psicología forense la practican quienes se han titulado primero como psicólogos y luego se han formado a nivel de posgrado para desarrollar las competencias especializadas necesarias. Los psiquiatras forenses, por otro lado, se han titulado primero en medicina y luego han recibido una formación profesional adicional para calificar como psiquiatras con una especialidad forense.
  • En la práctica, los psiquiatras forenses tienen poderes y responsabilidades legales, como la posibilidad de recetar de medicamentos y la supervisión de pacientes: estos poderes y responsabilidades generalmente no se conceden a otras profesiones, incluida la psicología.
  • Los psiquiatras han sido capacitados para pensar en términos de anomalías en el funcionamiento biológico y médico de una persona en cambio los psicólogos no tienen este enfoque específico, pero están capacitados para considerar la personalidad, el comportamiento y dimensiones sociales más amplias para explicar el proceder de un individuo.
  • Los psiquiatras se inclinan por la evaluación de clientes individuales a través de entrevistas y observaciones clínicas; a diferencia de los psicólogos que se inclinan de forma más probable por pruebas psicométricas y psicológicas.

Historia

La evaluación del comportamiento humano y la posibilidad de que las personas desarrollen anomalías trasciende culturas, géneros y tradiciones, es por ello que ha existido desde siempre, pero a través de los siglos se han fijado algunos inicios y acontecimientos que han establecido el surgimiento de la psiquiatría forense en muchas partes del mundo. Por ejemplo, en el año 180 d.C aproximadamente. El autor Macer, que escribió cerca de la época de Marco Aurelio. Bajo Aurelius, un lunático podía ser retenido por parientes, pero si escapaba y hacía daño, los parientes podían ser ejecutados. Este formato estableció una forma curiosa de «negligencia de parentesco», con una pena muy severa, de hecho.

Según datos de la historia destaca que Cincinnatus un general del imperio romano, observo una delegación que venía de la ciudad y supo que iban a pedirle que dirigiera un ejército. Para escapar de su implicación en ese plan, decidió fingir locura, enganchando su arado y sembrando sal como si fuera semilla. Los delegados, sospechando un truco, pusieron al nieto de Cincinnatus en el camino del arado, y cuando él desvió el arado, diagnosticaron una simulación, en la actualidad utilizan métodos menos drásticos para verificar si las personas se adjudican locura para evadir responsabilidades legales o jurídicas.

Existen muchos otros ejemplos de práctica de la psiquiatría en la historia, pero por años fue discutida su validez en la medicina. La medicina científica surgió a partir de la introducción del método clínico empírico por parte de Hipócrates entre algunos de sus influencias las más destacas son:

  • Estableció que las enfermedades mentales no son de índole sobrenatural sino naturales.
  • Fue precursor de la noción del nombre temperamentos de las personas, logrando definir su carácter.
  • Le brindo a la psiquiatría la posición de tratar enfermedades que puedan ser tratadas por la medicina.
  • Instauro la importancia y relevancia de la creación de historia o expedientes médicos, para el mejor seguimiento clínico del paciente.
  • Considero que el cerebro era el lugar de los sentidos de las personas y su capacidad intelectual.

Rol de la psiquiatría forense

Los psiquiatras son médicos que se especializan en salud mental. Como los psicólogos, los psiquiatras hacen evaluaciones sobre la salud mental de los pacientes, pero los psiquiatras tienen las calificaciones adicionales de los médicos. Los psiquiatras forenses utilizan sus habilidades y conocimientos para aplicaciones legales.

La psiquiatría forense abarca tanto la práctica clínica como las actividades de investigación. Si bien los psiquiatras forenses se especializan en la intersección de la salud mental y la ley, los psiquiatras de otras especialidades también pueden enfrentarse a problemas relacionados con la ley. existen varias áreas en las que los psiquiatras forenses pueden involucrarse con problemas legales, que incluyen:

  • Derecho de familia, incluidas cuestiones de custodia
  • Psiquiatría correccional
  • Compromiso involuntario
  • Determinación de la competencia mental para ser juzgado

Los psiquiatras forenses deben equilibrar las necesidades de cada persona evaluada o tratada con los riesgos de daño a los demás, incluida la propia familia y asociados de la persona, el personal de justicia penal o de servicios de salud o el público en general. Por lo general, brindan tratamiento en un entorno hospitalario seguro, pero pueden brindar servicios en las prisiones o brindar servicios comunitarios especializados. Generalmente, sus pacientes están sujetos a restricciones legales.

Los psiquiatras forenses necesitan experiencia para evaluar y limitar un daño mayor al paciente o a otras personas y también necesitan habilidades clínicas e interinstitucionales multidisciplinarias altamente desarrolladas. El trabajo requiere la capacidad de trabajar eficazmente con otras especialidades psiquiátricas. También contribuyen al diseño de instalaciones y programas de tratamiento y brindan asesoramiento experto a otros profesionales de la atención sanitaria y social.

El conocimiento de la legislación pertinente como el derecho penal, derecho civil y la jurisprudencial es fundamental para el trabajo, lo que significa trabajar con los organismos de justicia penal y los tribunales. Casi todos los pacientes han sido evaluados y tratados previamente por el servicio de salud; muchos también han tenido contacto previo con el sistema de justicia penal. La mayoría proviene del sistema de justicia penal, pero otros establecimientos de servicios de salud son una fuente importante de derivación cuando se percibe que un paciente representa un riesgo, a menudo para el personal u otros pacientes, que no puede tratarse de manera segura en un entorno menos seguro.

Una parte importante del trabajo es la evaluación del riesgo de daño para los demás y para el propio paciente. Esta tarea solo se completa cuando también se ha documentado una estrategia de gestión resultante, incluso cuando esa estrategia es un caso argumentado para rechazar cualquier riesgo. Cuando la gestión de riesgos la asume total o parcialmente el equipo de salud mental forense, el psiquiatra forense debe garantizar una revisión regular y adecuada de la evaluación y la estrategia.

Los psiquiatras forenses también brindan asesoramiento especializado a los tribunales, el servicio de libertad condicional, el servicio penitenciario y otros colegas psiquiátricos. También preparan informes para tribunales de revisión de salud mental, audiencias de administradores de hospitales, otros profesionales y agencias de justicia penal. También ha visto el desarrollo de camas de hospital forenses de baja seguridad para pacientes que trabajan hacia el alta y la recuperación.

La importancia de la psiquiatría en un proceso penal

Su importancia radica en un proceso de carácter penal cuando se alega demencia del imputado en el hecho del crimen, la evaluación del psiquiatra va a determinar si el individuo es inimputable busca entender el comportamiento de este por medio de estudios, diagnósticos y complejos tratamientos con el objetivo de detectar trastornos de conducta. Lo cual si llegara a ser un diagnostico afirmativo el acusado no posee capacidad mental para obrar ni tampoco puede ser sujeto de una pena. Es por ello que se procede en la realización del respectivo tratamiento o la reclusión del mismo en un centro psiquiátrico. Esto dependerá del grado de salud que identifique el psiquiatra.

La Psiquiatría en el área del Derecho

El perito psiquiatra forense es capaz de trabajar en diversos roles para ser aplicado en el ámbito del derecho como lo son:

  • Derecho civil: en esta rama la psiquiatría forense trabaja en el estudio de los aspectos mentales o en trastornos psicopatológicos. Con el fin de determinar una causa para poder determinar una indemnización por motivo de alguna secuela o algún daño psicológicos.
  • Derecho de familia: en esta rama el psiquiatra se ocupa de problemas en materia de custodia de hijos, violencia entre la familia, análisis de las características mas favorables para los hijos.
  • Derecho penal: el psiquiatra evalúa la peligrosidad e imputabilidad de un acusado, además se evalúan los niveles de responsabilidad medica y una mala praxis.
  • Derecho laboral: en este ámbito el perito trabaja en circunstancias laborales con intención involuntaria, la evaluación del grado de discapacidad profesional de un empleado, asimismo, se encarga de evaluar el derecho de recibir o no aceptar un tratamiento.
  • En tema penitenciario y correccional: el psiquiatra trabaja en la rehabilitación social, y en la atención psiquiátrica de las personas que están privados de libertad. Entre otros temas.

Los informes periciales psiquiátricos son sin duda una herramienta de gran importancia en material legal y durante procesos judiciales, ya que es capaz de revelar el estado de un individuo para que el juez pueda emitir una plena decisión judicial.

Tareas que la psiquiatría forense puede realizar

La psiquiatría forense es una rama de la medicina que se encarga del análisis, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las personas con debilidad mental y todo lo relacionado con las enfermedades mentales.

Entre sus tareas están:

  • La creación de un historial clínico mediante preguntas tanto al paciente como a sus familiares y amigos.
  • Crear una biografía psicológica mejor conocida como psicobiología del paciente tratante con el fin de buscar elementos importantes en su historial.
  • La realización de un completo examen psicopatológico al paciente con el propósito de lograr saber las funciones dañadas o que presenten cambios repentinos en el comportamiento de la persona
  • La búsqueda de herramientas que permitan realizar un análisis completo de las funciones mentales del paciente para poder llegar a importantes conclusiones.

Cómo se forma la opinión objetiva de un perito médico psiquiatra

Luego que el experto médico en psiquiatría realizo una cantidad de pruebas al paciente, empieza a discutir los resultados con académicos y colegas con el fin de lograr tener una conclusión valida y razonable sobre el estado de un individuo, luego el perito lo combina con el ámbito legal con el fin de tener una opinión imparcial y asertiva. Es importante destacar que toda opinión psiquiátrica forense debe estar escrita en forma de testimonio siendo con ello lo mas claro y conciso en caso de ser usado ante un juez.

Cuáles son los principios que debe tener un informe pericial psiquiátrico-forense

A continuación, te mostraremos los principios que debe tener una pericial forense en el ámbito de la psiquiatría:

  • Imparcialidad: el perito psiquiatra debe trabajar con total independencia evitando ante todo las implicaciones tanto económicas como afectivas.
  • Veracidad: este experto debe enfocarse en la búsqueda objetiva de la verdad, mediante el uso de metodologías para la realización de sus estudios médicos incuestionables. Para esto es necesario que el informe pericial cuente con un marco bibliográfico que le den base a cada una de las conclusiones del perito.
  • Honestidad: el perito debe ser transparente y honesto en sus procedimientos y experiencia siendo capaz de rechazar los peritajes que están fuera de su rango de acción donde no posea conocimiento alguno del tema.
  • Confidencialidad: las conclusiones y resultados obtenidos deben ser manejados con discrecionalidad y confidencialidad, con excepción que presentar dicho informe en un litigio ante el órgano judicial.

¿Cuáles son las especialidades periciales de la psiquiatría?

La psiquiatría es un campo amplio con una variedad de especialidades que abordan las necesidades de los pacientes en todas las etapas de la vida, desde la infancia y la adolescencia hasta la edad adulta y la vejez. Las especialidades adicionales abordan problemas como las adicciones, o un psiquiatra puede trabajar con otros profesionales de la salud como parte de un equipo que se ocupa de problemas complejos como las autolesiones o los trastornos alimentarios.

Psiquiatría de adultos

Los psiquiatras adultos están a la vanguardia de los servicios de salud mental donde los pacientes y sus familias están más angustiados y en mayor riesgo. Con frecuencia encuentran afecciones como esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión, trastornos de la personalidad y una variedad de trastornos de ansiedad.

En la comunidad, los psiquiatras de adultos son los líderes de los equipos de salud multidisciplinarios, que formulan y determinan planes de manejo para los pacientes y sus familias. Trabajan con los miembros del equipo para brindar tratamiento al paciente, incluida la educación, consejos sobre el estilo de vida, medicamentos y terapias sociales, ocupacionales y psicológicas. Los psiquiatras adultos también pueden trabajar en una variedad de otras funciones, incluidas otras subespecialidades.

Para muchos, la psiquiatría de adultos se considera el corazón de la disciplina; en la actualidad es la especialidad más popular y comúnmente practicada y proporciona una carrera interesante y gratificante.

Psiquiatría de adicciones

Un psiquiatra de adicciones necesita una amplia gama de habilidades de psiquiatría general, ya que su trabajo se centra en el estudio, el tratamiento y la prevención de una amplia gama de adicciones. El objetivo de la psiquiatría de adicciones es detener o limitar el comportamiento adictivo de una persona, abordar sus vulnerabilidades para la adicción y luego brindar ayuda para mantener su recuperación.

La psiquiatría de adicciones requiere un buen conocimiento tanto de la salud física como del tratamiento psicológico, así como una comprensión del contexto social y los enfoques de salud pública para estos problemas. Los psiquiatras en esta área juegan un papel vital en el desarrollo de políticas y programas comunitarios para combatir y manejar los problemas de alcohol, drogas y juego.

Psiquiatría infantil y adolescente

La psiquiatría infantil y adolescente se centra en los bebés, los niños, los adolescentes y sus familias. Por lo general, un psiquiatra que se ocupa de niños verá trastornos del desarrollo como el TDAH, el autismo o problemas emocionales y de comportamiento que han resultado de conflictos o abusos.

A menudo, los problemas que pueden conducir a una enfermedad mental en la edad adulta se notan por primera vez en la adolescencia. Un psiquiatra que trabaja con adolescentes puede encontrarse con los primeros episodios de afecciones como depresión, trastornos de ansiedad, anorexia nerviosa o esquizofrenia.

Los psiquiatras que trabajan con niños y adolescentes se basan en una amplia gama de habilidades, que incluyen psicofarmacología, psicoterapia y terapia familiar. A menudo trabajan junto a profesionales como profesores, orientadores escolares, trabajadores de seguridad infantil, psicólogos y pediatras.

Psiquiatría enlace de consulta

La psiquiatría de consulta-enlace se ocupa de la coexistencia de una serie de problemas físicos y psicológicos, que pueden revelarse como problemas como autolesiones o dificultades para adaptarse a la enfermedad.

Los pacientes médicos y quirúrgicos tienen tasas más altas de problemas de salud mental, que se pueden ayudar con tratamientos psicológicos o farmacológicos. Los pacientes que enfrentan enfermedades crónicas también pueden beneficiarse de la ayuda de un psiquiatra de enlace de consulta si tienen dificultades para controlar su afección.

Los psiquiatras de consulta y enlace trabajan con pacientes, colegas médicos y también con sistemas ajenos a la salud mental. Desempeñan un papel integral en la provisión de atención médica integral a los pacientes y pueden brindar capacitación y consejos valiosos a los colegas del hospital que manejan problemas comunes de salud mental que encuentran en su práctica diaria, como depresión, demencia, delirio o ansiedad.

Neurosiquiatría

La neuropsiquiatría se encuentra en el nexo de la psiquiatría, la neurología y la medicina, y se dedica a comprender las relaciones entre el cerebro y la conducta y a cuidar a los que padecen enfermedades neuropsiquiátricas. La especialidad se conoce con frecuencia como psiquiatría orgánica y aborda los problemas de los trastornos de salud mental y las enfermedades cerebrales biológicas.

Los neuropsiquiatras atienden a pacientes con una amplia gama de trastornos del comportamiento, las emociones o la cognición asociados con enfermedades orgánicas del cerebro, en particular trastornos neurológicos o neurodegenerativos. Los pacientes con problemas como demencias de inicio más joven, trastornos del movimiento como las enfermedades de Huntington y Parkinson, y enfermedades psiquiátricas resistentes al tratamiento pueden estar entre los que suele ver un neuropsiquiatra.

Psiquiatría de la vejez

La psiquiatría de la vejez se relaciona con los patrones, causas, efectos y relaciones entre el proceso de envejecimiento, los factores médicos y los problemas sociales, psicológicos, espirituales y culturales de la vejez.

Los psiquiatras en esta área colaboran con una variedad de colegas y agencias como enfermeras, médicos, servicios sociales, terapeutas ocupacionales y organizaciones de voluntarios.

A medida que su población envejece, en España están experimentando una creciente demanda de psiquiatras que estén bien equipados para ayudar a las personas mayores y sus familias a lidiar con los efectos de los problemas de salud mental en el futuro.

Psiquiatría perinatal e infantil

El problema de salud mental perinatal más común es la depresión posparto. La depresión posparto puede tener efectos graves a largo plazo en las relaciones, las familias y los niños.

Las parejas pueden experimentar depresión y los vínculos de los padres con el bebé pueden verse afectados, lo que hace que el niño tenga problemas más adelante.

La salud mental perinatal está estrechamente relacionada con la salud mental infantil, por lo que la relación entre la madre y el bebé es fundamental. Trabajar con las madres y los bebés para mejorar su interacción y apego en una etapa temprana del desarrollo también puede ayudar a prevenir que los niños desarrollen problemas de salud mental más adelante.

Psiquiatría de discapacidades intelectuales y del desarrollo

Las personas con discapacidad intelectual tienen necesidades muy complejas y padecen mayores tasas de enfermedad mental, mala salud general y una menor esperanza de vida.

Los psiquiatras que trabajan en el campo de la discapacidad intelectual se ocupan de una amplia gama de cuestiones. Hay un aumento de los factores de riesgo biológico, como anomalías genéticas o daño cerebral orgánico, así como un aumento de los factores de riesgo psicológico y social que predisponen a las personas con discapacidad intelectual a sufrir trastornos psiquiátricos.

Los psiquiatras que trabajan con personas con discapacidad intelectual se relacionan con los miembros de la familia, los cuidadores y una amplia gama de servicios de apoyo adicionales para proporcionar un entorno seguro para las personas que a menudo son vulnerables en entornos de tratamiento general.

Psicoterapia psiquiátrica

La psicoterapia psiquiátrica se diferencia de las otras subespecialidades de la psiquiatría en que no se define por rango de edad o diagnóstico.

La psicoterapia explora las conexiones entre el significado y la motivación que sustentan nuestros sentimientos, pensamientos y comportamientos. Los psicoterapeutas combinan perspectivas biológicas, psicológicas y sociales, al tiempo que consideran factores como las condiciones físicas, los consejos de los colegas médicos y el riesgo.

Algunas terapias son estructuradas, lógicas y adoptan un enfoque de resolución de problemas, mientras que otras utilizan un método exploratorio más intuitivo. Un psicoterapeuta puede trabajar con individuos o con parejas, familias, grupos, comunidades terapéuticas u organizaciones.