Un perito médico odontólogo es el profesional que se encarga de llevar a cabo un completo estudio sobre la salud bucal de un paciente que se ve afectado por una patología odontológica.

Esta patología le impide desarrollar su actividad diaria con normalidad y puede ser causada por un accidente, debido a alguna enfermedad congénita o mala praxis, y mediante el cual obtendremos un veredicto totalmente objetivo.

Cuentan con los conocimientos y la experiencia necesarios para evaluar el estado del paciente, así como su grado de incapacidad para continuar con su misma actividad profesional, o incluso si se le debe otorgar la incapacidad permanente o si debe realizarse un cambio de puesto de trabajo que se ajuste a estado físico actual.

Y en el caso que haya sido mala praxis, conseguir una mejor indemnización.

¿Cuáles son sus funciones?

Es decisivo contar con el informe de un perito médico odontólogo para demostrar la incapacidad permanente o temporal de un paciente a la hora de desarrollar su actividad profesional.

A través de él podremos verificar cierta minusvalía o incapacidad si necesitamos cambiar de puesto de trabajo debido a nuestro estado físico, u obtener la incapacidad permanente para presentarla en la empresa o si llega el caso en un proceso judicial.

Su función es determinante y consiste en realizar un estudio lo más completo posible acerca de las lesiones odontológicas de un paciente.

Tras la completa valoración del paciente, se elabora un informe pericial.

En este informe consta un dictamen veraz y honrado sobre el caso, de forma que si es necesario, se pueden demostrar en un juzgado las dolencias e incapacidades que presenta un paciente.

¿Cuándo es necesario un perito médico odontólogo?

La contratación de los servicios de un perito médico odontólogo puede ser concluyente en el caso de que debamos evidenciar ante un juez mediante un informe pericial, las secuelas originadas por:

  •  Daños odontológicos generados por algún accidente.
  • Un diagnóstico médico erróneo.
  • La mala práctica en el desarrollo de una intervención quirúrgica.

Su argumentación y el informe pericial presentado en un proceso legal, donde expone las conclusiones a las que haya llegado tras un correcto y cuidadoso estudio del caso del paciente, servirá como prueba para contribuir a ganar un litigio por parte del afectado.