Cuando tiene lugar un siniestro es de extrema importancia que intervenga un perito de automóviles, puesto que es el encargado de valorar los daños sufridos.

Analizará y concluirá con la indemnización que la compañía pagará al asegurado.

La valoración que realizará el perito será imparcial y objetiva, conocerá los derechos del asegurado y la aseguradora y se encargará de un seguimiento continuo de la reparación del riesgo. Concretamente las funciones que realiza un perito de automóviles ante un siniestro son las siguientes:

  • Determinar si las causas del siniestro pueden producir daños.
  • Valorar económicamente los daños.
  • Realizar el control de calidad de reparación
  • Debe aportar argumentos y criterios técnicos.

En definitiva, se trata de una labor esencial para evaluar los aspectos técnicos y administrativos-legales a negociar la peritación con las partes implicadas.