Un perito forense es un experto que posee una formación práctica-teórica en el área judicial y procesal. Está capacitado para realizar una investigación científica judicial en áreas como las búsqueda y análisis de la información, evaluación, fijación, levantamiento e interpretación de cualquier tipo de evidencia.

El perito forense posee la habilidad para el tratamiento de la evidencia en la cadena de custodia. Está preparado para dar apoyo, tanto técnico como científico a una investigación de carácter judicial. Su formación está relacionada con el área procesal y judicial de forma práctica y teórica. Por lo que está completamente preparado para dar apoyo, tanto técnico como científico a una investigación de carácter judicial. Sus áreas son principalmente la búsqueda y análisis de la información, así como, la evaluación, levantamiento, fijación e interpretación de las evidencias que presentan los casos judiciales.

Una de las principales tareas de un perito forense es la comunicación clara de los resultados. Debe transmitir información técnica y científica compleja de una mera que sea comprensible para los receptores.

A medida que los análisis de los forenses se vuelven más complejos, se convierte en una tarea cada vez más desafiante. Su deber es defender sus informes de una forma clara y concisa.