Los peritos judiciales se agrupan en diferentes acampos según sus conocimientos:

Perito judicial tasador:

Profesional que hace una valoración de bienes inmuebles con el fin de resolver cualquier conflicto económico.

Dependiendo de el bien a tasar encontraremos perito tasador de seguros, vivienda, embarcaciones, antigüedades, etc.

Perito judicial de investigación de accidentes de tráfico:

Responsable de realizar un informe de accidentes y llevar la investigación del mismo.

El perito de accidentes de tráfico, al igual que cualquier otro, puede ser requerido por un juez o un particular.

Perito judicial inmobiliario:

Es el técnico especializado en valorar todos los procesos relacionados con un bien inmueble como su precio de mercado o la repartición de herencias.

Asimismo, interviene en los procesos judiciales mediante la prueba pericial para proporcionar a los Jueces y Tribunales aquella información que considera relevante sobre cuestiones relacionadas con un inmueble.

Perito caligráfico: 

Es el responsable de hacer un análisis caligráfico de cualquier documento del que se dude su autoría.

Perito judicial en falsificación:

Experto que realiza una peritación basada en el estudio y análisis de objetos, prendas o artículos susceptibles de falsificación.

Los casos más comunes son los relacionados con la falsificación de documentos y la falsificación de marcas.

Perito forense:

Estudia y analiza los hechos sometidos a una investigación criminal con el fin de esclarecerlo.