Los ojos y oídos de los jueces, eso son los peritos. Aquellos profesionales que pueden ayudar a los jueces a comprender mejor sobre aquellos temas que no conocen. A través de las pruebas periciales los peritos cuentan, como expertos de la materia, lo que han visto, observado o diagnosticado, a los jueces, para que estos puedan hacerse una idea de todo ello. Peritos médicos, ingenieros, psicólogos, economistas, arquitectónicos, los hay de todo tipo y especializados en multitud de campos, como los que puedes encontrar en nuestra pagina web Gabinete Pericial GPI.

Pueden o no estar titulados, dependiendo de si las materias o campos a los que se dedican estén o no reglados.

Cuando hablamos de los juicios podemos encontrarnos con dos tipos diferentes de peritos. Por un lado estarían aquellos que son nombrados por el juez o tribunal y por otro los contratados por alguna de las partes. En cualquier caso ambos dos desempeñan las mismas funciones y tienen la misma influencia ya que sean de parte o no y sus pruebas e informes periciales deberán ser imparciales y coherentes, bajo riesgo de perder su titulo o ser inhabilitado.

Los peritos aportan conocimientos al juicio con la finalidad de que el juez pueda apreciar mejor los hechos y pruebas, para así resolver de forma justa y mayor conocimiento. Para ello existen precisamente los llamados informes periciales, unos documentos redactados por los peritos, donde estos exponen sus conclusiones derivadas de la investigación de un caso concreto.

Como ya hemos comprobado, existen una gran variedad de peritos que pueden participar en diferentes tipos de procesos, como el civil, el penal, el laboral o el contencioso-administrativo. Por lo que son profesionales, en muchos casos imprescindibles para resolver justamente.