Un perito laboral se centra en elaborar documentos técnicos y/o científicos tales como Informes Periciales de Parte o Judiciales referentes a accidentes laborales, accidentes de trabajo o prevención de riesgos laborales.

Cuando un trabajador sufre un accidente laboral, comúnmente es debido a una falta de medidas de seguridad por parte de la empresa, aunque en ocasiones, el propio trabajador puede incurrir en una negligencia.

Por ello, es fundamental realizar una investigación del accidente.

Este tipo de investigación suele realizarla la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, acorde al artículo 9 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, siendo una de las atribuciones contempladas en el artículo 12.1b de la Ley 23/2015 Ordenadora de la ITSS.

No siempre es posible determinar las causas en una investigación rápida. En ocasiones, la ITSS se limita a sancionar por el mínimo según las causas inmediatas del accidente, las más fáciles de identificar, sin indagar en las causas profundas, que implican un mayor control y responsabilidad de la empresa.

Esta resolución hace más difícil el poder conseguir una cuantía superior al 30% en la solicitud del recargo de prestaciones y, posteriormente, en la indemnización por daños.

En otras ocasiones, no se llega a producir una investigación del accidente por parte de la ITSS al presentarse como leve, lo que provoca que el trabajador no pueda demostrar la causalidad necesaria entre el daño y la negligencia de la empresa, causando así un perjuicio grave.

Recurrir a un perito judicial puede ayudar a esclarecer las causas del accidente, inmediatas y profundas, así como todos los agravantes que, una vez corroboradas en juicio, serán primordiales para determinar la relación de causalidad necesaria de la empresa, el recargo y la indemnización por daños.

Peritaje en accidentes laborales o de trabajo

Un perito judicial dedicado a la investigación de accidentes laborales o de trabajo se encarga de determinar los daños o lesiones que ha sufrido la persona afectada en dicho accidente, el motivo del mismo y las causas o las circunstancias que lo provocaron.

Su función es investigar los motivos o casusas que han provocado que se produzca el accidente laboral, ya que hay gran diferencia entre si el accidente se produce por negligencia del trabajador, por negligencia de la empresa o por un fallo en la maquinaria o algún elemento de seguridad.

Por ello, el perito debe llevar a cabo una investigación detallada que le ayuden a dilucidar las circunstancias que han llevado a que se produzca el incidente.

Puede considerarse de estudio dentro del peritaje laboral cualquier situación y/o incidente que se produzca en el puesto de trabajo o de camino al trabajo o al domicilio, lo que se conoce como in itinere.

Durante el proceso de investigación, el perito debe llevar a cabo estudios, comprobaciones y ensayos, con el apoyo de conocimientos en prevención de riesgos laborales y la ayuda de diversos métodos de investigación, que le ayuden a esclarecer el acontecimiento y llegar a una conclusión final.

Perito en Prevención de Riesgos Laborales

En un juicio se debe reconstruir el accidente y descubrir los hechos o casusas que lo han provocado, pero esto resulta de gran dificultad ya que ambas partes, tanto trabajador como empresa, tienen intereses contrapuestos.

Puede darse la situación de que en un juicio, el trabajador accidentado acuda de oyente sin tener la oportunidad de explicar los hechos salvo que sea llamado a declarar por la propia empresa, lo que no es probable ya que atentaría contra sus intereses. De ahí que sea crucial una buena investigación pericial previa que facilite la labor del juez.

En este caso, la función de un perito judicial consiste en determinar las causas que han provocado el accidente en el ámbito laboral. Dentro de este tipo de peritaje se incluye investigar si el trabajador ha hecho uso de los equipos de protección, si existen medidas de protección y prevención adecuadas o si la empresa gestiona la prevención de riesgos laborales de forma correcta y rigurosa.

Por lo tanto, su función es determinante para descubrir si el accidente se ha producido por una negligencia del trabajador o de la empresa.

Una vez realizada la investigación, el informe pericial sirve, a su vez, como guía para la petición de pruebas y como orientación para los testigos propuestos.

Finalmente, cabe destacar que durante el desarrollo de un juicio, la presencia de un experto favorece la defensa de los hechos puesto que es de gran dificultad rebatir su informe .