El Home Inspector es un profesional que se ocupa de hacer un examen limitado de una casa y a menudo en conexión con la venta de esa vivienda.

Habitualmente el home inspector tiene la capacitación y certificación para llevara a cabo determinadas inspecciones, preparar y entregar al cliente un informe escrito con los resultados, y ayudar al cliente a tomar decisiones.

El Home Inspector determinará la condición de una estructura, ofreciendo una inspección y examen profesión de la condición actual de una casa.

No se trata de una inspección para verificar el cumplimento de los códigos apropiados, sino una evaluación del estado de la propiedad.

Las inspecciones de viviendas identifican problemas, identifica soluciones a los problemas y previene resultados.

Trabajos del Home Inspector

El Home Inspector se encargará de inspeccionar y revisar los siguientes parámetros:

Elementos estructurales:

Construcción de cimientos visibles, evidencia de comba o arqueamiento de la estructura, pisos y marcos de piso, paredes, techos, escaleras, sistemas de drenaje y alineación de ventanas.

Seguridad: funcionamiento de alarmas contra incendios y de monóxido de carbono, rociadores contra incendios, estado de las escaleras, barandillas y barandillas y abre-puertas de garaje.

Terrenos: goteras de fosas sépticas, drenaje adecuado y condición de las entradas, cercas y aceras de la casa.

Techo: Estado de las tejas, reparaciones / parches en techos planos, ventilaciones limpias, daños en chimeneas y canaletas que funcionen correctamente.

Superficies exteriores: Espacio libre correcto entre el suelo y el material del revestimiento, el estado de la pintura exterior o el revestimiento y las luces y los enchufes eléctricos funcionan correctamente.

Ático: aislamiento suficiente, ventilación adecuada y cualquier signo de fugas o daños por agua Fontanería interior: sin tuberías dañadas o con fugas, temperatura adecuada del agua caliente, así como inodoros, lavabos, bañeras y duchas en funcionamiento.

Sistema eléctrico: Condición y tipo de cableado visible según el código, y funcionamiento adecuado de los disyuntores, enchufes, accesorios de iluminación y ventiladores.

Electrodomésticos: Electrodomésticos empotrados y autónomos que funcionan correctamente (estufa, lavaplatos, refrigerador, microondas, lavadora y secadora y todos los demás electrodomésticos).

Sistemas de calefacción y refrigeración: Estado del horno, aire acondicionado (si la temperatura lo permite), calentador de agua, chimenea y chimenea.

Sótano: Cimientos, paredes y pisos sólidos, sin signos de intrusión de agua o daños.

Garaje: Cimientos sólidos, ventanas, techo, marcos, estado del techo, abre-puertas de garaje en funcionamiento, sistema eléctrico actualizado y enchufes que funcionan correctamente.

Aislamiento y ventilación: aislamiento en áticos sin terminar y áreas de cimientos, cocina, baño, sistemas de ventilación de lavandería y presencia de ventiladores