PERITOS JUDICIALES INGENIEROS EXPERTOS EN TASACIÓN DE VEHÍCULOS

El propietario de un vehículo dejó el mismo aparcado en la vía pública y le avisó la Policía informándole que había ardido. No se vieron más vehículos afectados, únicamente el del cliente.

Gracias a la investigación del Ingeniero de GPI se logró demostrar que el desencadenante del incendio del vehículo fue un cortocircuito en la caja de fusibles del vehículo. Con ello, el cliente pudo reclamar al fabricante el coste del vehículo al encontrarse el mismo en garantía.

El cliente compró un motor de segunda mano, procedente de un Audi Q7, con 82.000 kms. declarados en la factura de compra, debido a que se averió el motor de su vehículo que había recorrido 185.000 kms., y quería sustituirlo por el comprado. Sospecha que el vehículo tiene más Kms. que los declarados, y contrata los servicios de GPI. El Ingeniero Industrial de GPI interviene analizando detalladamente el motor e informó que el vehículo comprado tenía un kilometraje entre 180.000 y 220.000 kms. en base a los defectos existentes y al estado del mismo. Con el informe, el cliente pudo reclamar al vendedor del motor la devolución del importe abonado, debido a que el motor no tenía los 82.000 kms. que habían sido declarados.

Caso 315 Audi S4 Avant

El cliente tuvo un siniestro conduciendo, en el que el coche sufrió un calentón por quedar suspendido encima de una roca y haberse roto el radiador y la llave. El taller oficial Audi le presupuestó un cambio de motor, de más de 27.000€.

La aseguradora rechazó el presupuesto, debido a ese importe, alegando que también había habido negligencia por parte del conductor al circular posteriormente al siniestro (hecho no demostrado).

Conseguimos hacer una valoración correcta de los daños del motor, demostrando que no era necesario un cambio de bloque.

Realizamos un informe justificando que los daños reales necesarios a reparar eran consecuencia directa del siniestro.

Caso 380 SEAT León

Caso de vicios ocultos en compraventa entre particulares. A los pocos kms, tras recoger el vehículo el comprador, percibe que el sonido del motor, sobre todo en frío, es mayor de lo normal. Se notó un sonido de golpeteo.

Se procedió a levantar la tapa de balancines en el taller donde el propietario llevó el vehículo, y determinamos que el árbol de levas estaba desgastado, provocando un deterioro importante de la cabeza de los balancines. Conseguimos, sin desmontar completamente la culata (ahorrando en mano de obra del taller), obtener las fotografías que demostraban ese desgaste. Además, obtuvimos la TSB de VW, que indicaba ese fallo en esos motores.

Caso A0619 Chevrolet Orlando

Caso de avería de motor en periodo de garantía, en que el vendedor no quería hacerse cargo. El comprador del vehículo de ocasión instaló un sistema de GLP al poco tiempo de adquirirlo a un concesionario oficial. Demostramos que la avería del vehículo, dados sus síntomas, era debido a un fallo en la junta de culata, y que dicha avería no era debida a la instalación del sistema de GLP.

La modificación necesaria para esta adaptación es mínima, y no puede ser el motivo de la avería del motor.

Caso 343 Audi A3

Caso de vicios ocultos por parte de vendedor particular de vehículo usado. Demostramos que el vehículo presentaba una serie de fallos, que han de ser subsanados por el vendedor.

La luz de airbag del cuadro había sido manipulada para que no luciera y revelara el fallo de la unidad de airbag. Esto haría que el vehículo no superase la próxima ITV. Además, el vehículo presentaba un fallo en la unidad de catalizador. El error que este fallo genera había sido borrado del ordenador de abordo del vehículo, para que no se mostrara en la recogida del vehículo por parte del comprador.

También se observó una fuga de aceite, proveniente del refrigerador de aceite, que debe ser reparada por el vendedor.

PERITOS JUDICIALES ODONTÓLOGOS

El cliente acudió a GPI para solicitar un informe pericial del perito Odontólogo, referente al estado de su boca, y los tratamientos que contrató con las Clínicas iDental y abonó mediante crédito vinculado, concedido por la financiera Evo Finance.

El perito médico demostró qué tratamiento de los presupuestados fueron realizados en su totalidad, y cuáles quedaron interrumpidos o pendientes de realizar.
Con el informe de GPI el cliente consiguió que la financiera le anulase el crédito que tenía pendiente, al no haber finalizado el tratamiento que tenía contratado.

El afectado acudió a GPI para realizarse una valoración sobre el estado actual de su boca con el objetivo de revocar un crédito vinculado a un tratamiento odontológico que quedó interrumpido debido al cierre de una clínica dental.

La peritación odontológica determinó que la clínica no había realizado ni la cuarta parte de los tratamientos previstos.

Gracias al informe emitido por el perito odontólogo de GPI el cliente consiguió que le devolvieran la parte del crédito correspondiente a los tratamiento inacabados.

El cliente acudió a GPI debido a un accidente sufrido por su hijo dentro del recinto escolar durante el horario lectivo, a consecuencia del cual el niño perdió varias piezas dentales, y precisó tratamiento ortodóntico durante más de un año.

La peritación odontológica determinó que la pérdida de las piezas dentales temporales ocurrió de forma prematura, causando la malposición de las piezas definitivas.

Además del perjuicio estético y funcional por el tiempo que el niño estuvo sin dientes y con la aparatología ortodóntica.
Gracias al informe pericial el cliente consiguió que el seguro del centro escolar se hiciera cargo de los tratamientos que precisó el niño en ese momento, y los que previsiblemente serán necesarios en el futuro, debido a las consecuencias del accidente

PERITOS JUDICIALES EXPERTOS EN MEDICINA
LEGAL-FORENSE Y DIVERSAS ESPECIALIDADES
(TRAUMATOLOGÍA, GINECOLOGÍA, CARDIOLOGÍA, ONCOLOGÍA, OFTALMOLOGÍA, NEUMOLOGÍA)

El paciente acudió a GPI para valorar las lesiones consecuentes de la caía que sufrió en la vía pública, con objeto de poder reclamar posteriormente al Ayuntamiento, al considerarle responsable del correcto mantenimiento de la calle donde tuvo lugar la caída.

El perito médico de GPI experto en medicina legal exploró al paciente, analizó toda la documentación médica que le facilitó, y llegó a la conclusión de que, como consecuencia de la caída, sufrió una fractura cerrada del fémur derecho.

El cálculo realizado por el perito médico de las secuelas y lesiones temporales ascendió a más de 100.000 €.

El paciente acudió a GPI para valorar la asistencia médica que recibió, derivada de una afección en su pierna izquierda. El paciente consideraba que la actuación de los servicios médicos no había sido la correcta. El perito médico de GPI, experto en medicina legal, exploró al paciente, analizó toda la documentación médica que le facilitó, y llegó a la conclusión de que existió una demora en el diagnóstico del paciente, que le generó una pérdida de oportunidad para el tratamiento específico, y un peor pronóstico de curación.

El cálculo realizado por el perito médico de las secuelas y lesiones temporales ascendió a más de 30.000 €.

El cliente acudió a GPI para realizar una valoración médica, y dictamen, para presentar una solicitud de revocación de incapacidad laboral ante el INSS. Gracias a la excelente peritación médica realizada, se ha conseguido que el INSS revise su incapacidad permanente total, reconociendo que las secuelas y daños físicos que padece, están relacionados con el desempeño de su trabajo habitual.

Se determinó que el paciente sufría una enfermedad profesional mal diagnosticada

Gracias a la intervención del perito médico de GPI, el cliente consiguió que se le reconociese que las lesiones, que presentaba en su rodilla derecha, no eran compatibles con su trabajo habitual, y por lo tanto el INSS le concedió la incapacidad permanente total para su profesión habitual.

PERITOS JUDICIALES ARQUITECTOS EXPERTOS EN VALORACIÓN DE DEFECTOS O VICIOS OCULTOS EN DE OBRAS Y/O REFORMAS MAL ACABADAS;
PROYECTOS DE ARQUITECTURA, PLANOS, ETC.

El cliente contactó con GPI para que le ayudase a solucionar los problemas que estaba teniendo con la empresa constructora, que estaba ejecutando los trabajos de reforma en su vivienda. El perito arquitecto de GPI intervino, y pudo verificar que la empresa constructora estaba ejecutando defectuosamente los trabajos de reforma en la vivienda del cliente.

Analizó detalladamente todos los trabajos realizados, valorando los trabajos pendientes y el coste de reparación de los trabajos que habían sido realizados defectuosamente.

Gracias a la intervención de GPI el cliente consiguió recuperar más de 15.000 €.

El cliente contacta con GPI debido a que ha contratado a una empresa de reformas y ha instalado en su vivienda un suelo de tarima flotante, y observa que no está quedando todo lo bien que debería. El perito arquitecto de GPI interviene y realiza un informe pericial, verificando los defectos en la instalación del mismo, que no cumplen la normativa vigente.

El cliente, con el informe del perito, logra que la empresa constructora le devuelva el importe que abonó por los trabajos realizados, que superaba los 5.000 €.

El perito arquitecto de GPI realizó un informe pericial, y una valoración de los daños sufridos en un muro de cerramiento de una nave propiedad del cliente, como consecuencia del impacto de una máquina procedente del exterior de la nave.

Gracias al informe el cliente consiguió reclamar los 14.000 €, que le costaba la reparación de su edificio, al causante del siniestro, solucionándole todos los problemas derivados del accidente.

El cliente propietario de un local comercial acudió a GPI, debido a que desde la vivienda del piso superior se estaba produciendo un derrame de agua, que estaba mojando la edificación y las mercancías de su negocio.

El causante no hacía caso a la reclamación del asegurado, y gracias a la intervención del perito arquitecto de GPI, se consiguió que el causante reparase el origen del escape de agua, y abonasen a nuestro cliente todos los daños ocasionados.

PERITOS JUDICIALES, EXPERTOS EN LA DEFENSA DE LOS ASEGURADOS.

El cliente tuvo un incendio en su vivienda unifamiliar. Su compañía aseguradora le realizó un primer pago de 30.000 €, y le comenzó a poner problemas para abonarle el resto de daños. El cliente decidió contratar los servicios de GPI. Por parte de GPI intervino un perito experto en Seguros, en concreto en Incendios y Riesgos Diversos, y fue designado por el cliente como perito del asegurado.

Gracias al trabajo del perito de GPI y a las negociaciones con el perito de la compañía aseguradora, se logró alcanzar un acuerdo a favor del cliente, que recibió una indemnización de la compañía aseguradora superior a 160.000 €.

El cliente acudió a GPI debido a que sufrió un siniestro en su vivienda: se produjo una rotura de una tubería, y se ocasionaron importantes daños. Su compañía aseguradora le ofreció 6.000 € para reparar los daños, pero el cliente consideraba que el valor de los daños podría ser superior. Gracias a la intervención del perito arquitecto de GPI, que realizó un informe pericial y una valoración de los daños realmente sufridos en su vivienda, se logró que la compañía aseguradora aceptase la reclamación del cliente, en base a la valoración de los daños que realizó el perito de GPI en más de 18.000 €.

IMPUESTO DE PLUSVALÍA MUNICIPAL

Los clientes adquirieron una vivienda en 2005 por 380.000 € y en 2014 donaron la vivienda a su hija por importe de 210.000 €. El Ayuntamiento les cobró más de 12.000 € correspondientes al Impuesto de Plusvalía.

Acudieron a GPI, debido a que necesitaban un informe del incremento del valor de los terrenos urbanos, para poder reclamar al Ayuntamiento la devolución del pago del Impuesto de la Plusvalía por importe de más de 12.000 € que había abonado.
Gracias al informe realizado por GPI, los clientes consiguieron que el Ayuntamiento les devolviese los más de 12.000 € que habían abonado.

PERITOS JUDICIALES INGENIEROS EXPERTOS EN RECONSTRUCCIÓN DE ACCIDENTES DE TRÁFICO.

El propietario de un Nissan 350Z sufre un siniestro, y la aseguradora valora el vehículo en 10.000 €, siendo el coste de reparación según su peritación superior a dicho valor, dando el vehículo por pérdida total. Gracias a la intervención del Ingeniero Industrial de GPI, se demostró que el valor de esa unidad superaba los 16.000 €.

El propietario de un BMW X5M sufre una sustracción del vehículo, el cual aparece calcinado. La compañía aseguradora del vehículo ofreció al cliente una indemnización de 27.453 €. Gracias a la intervención del Ingeniero Industrial de GPI, se demostró que ese vehículo tenía un valor de mercado de más de 34.000 €.

El propietario de una moto Piaggio EVO 125 sufrió un siniestro y resultó dañada. La compañía aseguradora argumentaba que los daños reclamados no se correspondían con la mecánica del siniestro, y ofrecía reparaciones por valor de 115 €. Gracias a la intervención del Ingeniero Industrial de GPI, se consiguió aumentar esa indemnización hasta los 826 €.

El cliente estaba implicado en un accidente de tráfico a la salida de una curva en una carretera de dos carriles por sentido. Se trata de un golpe frontal entre dos vehículos, debido a que se equivocó de salida y circulaba por error en sentido contrario cuando tuvo el accidente. Gracias al informe de reconstrucción del accidente realizado por los peritos ingenieros de GPI, expertos en reconstrucción de accidentes, se pudo demostrar que el conductor del vehículo se había equivocado, iba pegado al arcén a una velocidad reducida, intentando cambiar el sentido, cuando tuvo el accidente, y que no se trataba de un supuesto conductor “kamikaze”.