Negligencias Médicas

La negligencia médica o mala praxis médica se da cuando un hospital, un centro sanitario o un médico/profesional sanitario en concreto, no cumple con los estándares médicos y los protocolos que se les exigen (Lex Artis Médica), causando en consecuencia daños psicológicos y/o físicos al paciente. Es un tema importante, ya que no solo puede producir lesiones o daños, sino que también puede ocasionar la muerte del paciente.

Por lo tanto, podemos considerar negligencia médica a aquellas lesiones psicológicas o físicas derivadas de errores del personal sanitario. Todo esto conlleva una serie de responsabilidades que deberán recaer claramente sobre las personas causantes de estos daños o errores.

Entre las causas que suelen dar lugar a la llamada mala praxis, se encuentran: un mal diagnostico, una mala administración de la anestesia, altas médicas prematuras, errores quirúrgicos, la medicación suministrada, los cuidados proporcionados, etc.

En España, según el tipo de gravedad, encontramos los siguientes datos, un 44% de las negligencias leves pueden evitarse, de las moderadas un 42% y de las graves se podrían evitar otro 42%.

Debemos tener también en cuenta que habrá casos que no deberán calificarse como negligencia médica, como por ejemplo que un paciente este ya bajo un tratamiento y esto no se lo comunique al doctor, que actuá, con desconocimiento de estos datos.

Diferencias entre la imprudencia y la impericia médica

La impericia médica, se debe a la falta de pericia por parte del personal sanitario, ya sea por falta de habilidades, conocimiento o experiencia, a la hora de ejercer su trabajo. Lo que puede ocasionar perjuicios al paciente.

Por otro lado, la imprudencia médica se produce cuando el personal sanitario realiza alguna acción de forma temeraria, poniendo en peligro la recuperación o incluso la vida de sus pacientes. Esta forma de actuar a diferencia de la anterior se puede prever y por lo tanto evitar.

Pasos a seguir

En caso que definitivamente ya se haya producido una negligencia médica, los pasos a seguir pueden dividirse de la siguiente forma, según nos encontremos ante la sanidad pública o privada.

En el caso de la sanidad pública, se deberá primero presentar una reclamación por responsabilidad patrimonial a la administración sanitaria pertinente, a través de la que se reclamará la negligencia médica ocasionada, así como las posibles indemnizaciones por daños y prejuicios. El plazo máximo de presentación, será de un año desde que se de la negligencia medica, a no ser que la negligencia se deje ver más tarde, en cuyo caso el plazo empezará a contar desde la fecha en la que se estabilice la misma. En ambos casos estaremos hablando del momento del alta.

Por otro lado, en el caso de la sanidad privada, primero se deberá presentar una demanda por responsabilidad civil contra la entidad causante y el plazo de presentación podrá variar entere 1 y 8 años.

Cabe añadir que en cualquiera de los casos también se podría acudir a la jurisdicción penal.

Eso si, es recomendable en estos procedimientos contar con peritos médicos especializados. Gabinete Pericial GPI, cuenta con los mejores peritos médicos profesionales, con experiencia y reconocido prestigio en este ámbito profesional de la medicina. Póngase en contacto con nosotros, le ayudemos en todo aquello que necesite.

Nuestros Peritos Judiciales y Detectives pertenecen a los Colegios Oficiales y Asociaciones Profesionales más importantes:

Teléfono: 602 019 052
Email: contacto@gabinetepericialgpi.com

Licencias DGP: 1.903 (asociado apdpe nº 352) - 3.537 - 4.119
Colegiado COAM: 13.522
Asociado ASPEJURE: 1.114
Colegiado COITIM: 15.887
Colegiado COEM: 28007702
Colegiados ICAM: 81330 y 40792.

Negligencias Médicas
5 (100%) 21 votes
WhatsApp chat