Una de las novedades incorporadas en la reforma del Código Penal fue el delito leve por lesiones de menor gravedad. Dicho delito puede ser castigado a la persona agresora con una pena de multa que abarca de uno a tres meses. Hoy vamos a hablar sobre todo al respecto de este tema para saber qué hacer y como actuar ante esta situación.

Lesión en el ámbito penal

Para poder hablar de todo este tema, tenemos que centrarnos en un término fundamental, las lesiones. Podemos entender al concepto de lesión como todo aquel daño o daños generados de tal modo que comprometan:

  • Integridad corporal
  • Salud mental (problemas en las relaciones sexuales, problemas para rendir bien en su empleo, depresión, ansiedad, estrés postraumático, problemas que afecten a su educación, práctica deportiva, ocio y en general a su vida)
  • Salud física (dolores, lesiones, roturas, cirugías, etc.)

El delito leve por lesiones de menor gravedad es aquel que no requiere de tratamiento quirúrgico o médico, meramente una asistencia médica facultativa. Un ejemplo de este tipo de delito sería: el agresor ataca a su víctima y no le genera problemas médicos notorios (meramente rasguños o algún hematoma) en donde no hay ningún tipo de tratamiento posterior.

En el caso de que el tratamiento no sea con una medicina o meramente facultativo, en donde se lleguen a dar puntos de sutura, estaríamos hablando de un delito de lesiones (artículo 147.1 del Código Penal)

Faltas o lesiones

En la última reforma del Código Penal, la cual se dio en el 2015, se ha modificado ciertos aspectos en el ámbito de las lesiones y faltas. Anteriormente a dicha reforma, había diferencias entre lesiones y faltas, pero tras la reforma nos encontramos con que las faltas han desaparecido y las que antes eran consideradas como faltas son consideradas actualmente como delito leve de lesiones.

Esto es algo a destacar, pues lo que antes era considerado como falta, ahora es considerada como delito y se eleva la gravedad de la situación, llegando a que se generen antecedentes penales.

Penas por delito leve

La persona causante de un delito leve por lesiones podrá ser castigado por el juez desde uno a tres meses con pena de multa. La sentencia va a variar acorde a las lesiones que se generen, siendo de uno a dos meses de multa si no se presentan lesiones.

La cantidad de dinero que debe aportar el agresor va a depender de la situación del mismo. En el caso de que la sentencia que dicte el juez sea a favor de la víctima y el acusado no pague la multa, se le castigará con un día de prisión por cada dos cuotas de la multa que no haya pagado.

Además de las penas que se aplican por este tipo de delitos, tenemos que ser conscientes de que conlleva que se nos registren antecedentes penales.

Dos cuestiones que tener en cuenta

  • Las lesiones leves solo serán buscadas por la ley cuando se presente la correspondiente denuncia por la víctima o por parte de su representante legal.
  • En el caso de que la víctima y el agresor tengan una relación de afectividad (parejas o esposos) y aunque no sean convivientes o que guarde relación con el agresor, además de las medidas mencionadas, se puede determinar una orden de alejamiento y que se imposibilite la comunicación del agresor con la víctima.

Consejos que seguir cuando se ha sufrido una agresión

Muchas veces cuando se sufre una agresión no se sabe qué pasos se han de tomar. Por eso, a continuación vamos a mencionar una serie de consejos que pueden ser de gran ayuda ante estas situaciones:

Denunciar

Es fundamental denunciar al agresor a tiempo. Cuando nos vemos envueltos en una pelea o una agresión, debemos tomar cartas en el asunto y evitar que transcurra mucho tiempo y llamar a la Policía inmediatamente. Estamos en nuestro derecho y tenemos el deber de informar de tal situación, haciendo que las autoridades pertinentes acudan al lugar de los hechos para así levantar el atestado correspondiente.

Acudir al médico

Es fundamental, en el caso de haber recibido golpes o lesiones, acudir al hospital o centro de salud para que se compruebe que está en perfecto estado. El médico que le atienda recogerá todo el diagnóstico y determinará las medicinas que se deba tomar, las pautas a seguir para su recuperación y si fuese necesario, mandar a la víctima a la unidad quirúrgica para la posible cirugía correspondiente. En el caso de no encontrarse bien tras la visita al médico, le instamos que acuda de nuevo, pues el resultado de las lesiones va a ser decisivo a la hora de determinar la pena que se le va a imponer al agresor. Fundamental obtener un informe médico de todos las lesiones, para realizar un informe pericial médico preciso en caso de existir demanda es fundamental

Información

La mayor parte de las agresiones suelen ser ocasionadas por intentos de robo. En esa situación lo más probable es desconocer al agresor y por eso es fundamental recabar toda la información posible. Para ello, podemos preguntar a los testigos que hayan visto el incidente, por si pueden arrojar algo de luz ante la situación. Además, tomar fotos es fundamental, ya sea de las lesiones generadas como del lugar del delito, pues serán pruebas de la agresión.

Evidencias de robo o ausencia de pertenencias

En el caso de robo o rotura de pertenencias de la víctima, es importante dejar constancia de ello en la denuncia que se va a poner, pues así se podrá evidenciar el valor de dichas pertenencias.

Buscar a un abogado

Ante estas situaciones, es fundamental tener el respaldo de un abogado que pueda velar por nuestra indemnización en nuestro nombre y velar por todos nuestros intereses.

No obstante, esto son una serie de recomendaciones que se pueden seguir, habiendo muchos más que se pueden seguir acorde a cada situación.

La indemnización por agresión

La agresión sin duda nos dejará lesiones físicas, pero también puede generarnos lesiones del tipo psicológico. Todo esto hace que el tiempo de recuperación pueda variar según cada caso, por eso, es fundamental demandar tal situación con el fin de obtener la indemnización pertinente por los daños sufridos.

Esto sucede igual en los accidentes de tráfico, en donde se van a valorar los daños y perjuicios que se generen en el afectado, pudiendo así cuantificar la indemnización pertinente. Dicha indemnización puede ser obtenidas por lesiones permanentes o por secuelas, pudiendo llegar a ser lesiones que generen una incapacidad temporal como en las siguientes situaciones:

  • Días ingresados en un hospital
  • Días impeditivos: los días en los que la víctima no es capaz de desarrollar su actividad habitual.
  • Días no impeditivos

Para calcular la indemnización se va a analizar la gravedad del incidente acorde a las secuelas físicas de la víctima. Es fundamental el hecho de dar puntos de sutura, pues a medida que haya más puntos, mayor será la indemnización. No obstante, esto no va a ser el único factor a tener en cuenta, sino que se tendrán en cuenta los aspectos mencionados en líneas superiores.

Por otra parte, para reclamar no debemos olvidar que tenemos que tramitar todo por vía penal o civil, acogiéndonos a la ley pertinente. Además, es fundamental seguir los plazos que la ley tiene para poder aplicar la demanda, pues no debe ser en un plazo superior a los 6 meses por vía penal y como máximo de 1 año por vía civil.