Cuando un perito tiene que ratificar su informe pericial ante el juez, deberá transmitir todos sus conocimientos técnicos como especialista y exponerlos claramente.

Pese hacerlo todo ello de manera correcta es posible que se enfrente a un interrogatorio que deberá subsanar sin poner en peligro la fiabilidad de su informe.

Lo primero que deberá hacer por lo tanto el perito es prepararse antes del juicio, comprobar todos los documentos y su informe, para que si se le pregunta por algún documento lo tenga presente y pueda responder con seguridad.

En el caso de que el perito no entienda alguna pregunta no esta de más nunca pedir aclaraciones, para poder comprenderla y responder adecuadamente a esta.

No deberá responder de forma inmediata, pese a que la cuestión sea muy fácil, es mejor pensar y darle una vuelta a todas antes de contestar, pero sin dejar una pausa muy larga ya que esto puede atribuirse a una falta de seguridad o duda.

Mantenerse siempre calmado y evitar toda discusión. De otra forma un comportamiento intranquilo o agresivo puede afectar gravemente a su credibilidad.

Respetar el punto de vista de otros peritos, en el caso de que en un proceso participen más de un perito, es lo adecuado respetar las demás opiniones, para o transmitir una mala imagen frente al juez.